Si no lo asume Dios, lo asumirá el pueblo

¡VAMOS PUEBLO, #YaTaBueno!

Que publique esto no significa que no crea Dios lo puede hacer, pero mi pueblo, así como mucho se predica; hace falta que haya una acción de nuestra parte para manifestar el deseo de Dios en la tierra. 

Los Dominicanos no podemos seguir haciendo silencio de tanta injusticia, corrupción, malversación, actitudes dictatoriales, abusos de poder y endeudamiento de nuestro país. Mi pueblo necesita abrir los ojos, mis dominicanos. Necesitamos hacer voz y acción sobre la corrupción.

Tenemos que hacer frente y no depende “del gobierno”, depende de ti y de mí; de cómo te comportas, como reclamas, como despiertas tus conciudadanos. Nosotros tenemos el poder de generar cambio y de hacer fuerza. El gobierno nos representa a nosotros, el dinero que usan es nuestro dinero, no el de ellos.

Nunca olvides que el patrimonio que usa el gobierno, las botellas que tienen tus amigos (o tu), son con dinero de los dominicanos; con lo que se hacen ricos los corruptos es la envergadura del futuro tuyo, mío y de tus hijos.



Si desconoces de la envergadura que tiene nuestro pueblo acá te dejo un gráfico con el promedio de deuda pública y cómo ha incrementado al pasar los años en nuestro país.

De 15 mil millones de pesos en 2005, a 37 mil millones de pesos en 2017. Lo más ilógico es que en 2004 nuestro país se encontraba cerrando cada año en balance a favor, (4 mil millones de pesos), incluso con la quiebra de los bancos Mercantil y Baninter; el país era autosostenible.

Más ahora, nos encontramos endeudados, nosotros los dominicanos y dominicanas, con unos 37 mil millones de dólares; es decir, que basado en el censo del 2010 existen 9 millones de habitantes; por ende si sumamos intereses, falta de retorno, habitantes en el extranjero y demás parámetros, nos encontramos con una población, de manera individual, endeudada con aproximadamente 30 mil dólares por cabeza adulta y qué paga impuestos.

Sí, es un poco chocante leer esto; más aún cuando a diario vemos malversación de fondos. Y… esas cantidades son en dólares, si lo tramitamos a pesos, cada dominicano debe 1.6 millones de pesos. Que tarde o temprano pagaremos, con nuevos formatos tributarios, incrementos de precios y demás cucaras macaras.



Cada préstamo que es aprobado en el senado, cada ley que aprueba la cámara de diputados es algo que afecta de manera directa o indirecta la ciudadanía dominicana. Siempre lo vemos como un todo, como que el país en sentido macro; sin embargo, veamos un poquito de manera micro.

Veámoslo como afecta nuestros intereses personales e individuales y así nos damos cuenta de que tan embargada se encuentra nuestra República Dominicana.